Forma de generar ingresos. Aspectos estratégicos del emprendimiento

Básicamente, existen 4 formas legasles de generar ingresos en el sistema capitalista: siendo empleado, autoempleado, dueño de negocio e inversionista. Veamos una por una

1) Ser empleado: lo que se hace aquí es “vender” nuestro tiempo a alguien que esté dispuesto a pagar por él. En este lugar, cuanto más capacitada y entrenada esté una persona para ocupar una función, mayor será la remuneración que puede pedir por esto. Esta forma es piramidal, es decir, hay mucha competencia por pocos puestos. Es evidente que mucha gente llega a esos lugares, pero también son muchos los que quedan en el camino.

2) Autoempleado: el caso típico es el de un psicólogo. Si bien no ofrece su tiempo y conocimiento a alguien que paga por él, este profesional necesita forzosamente estar de cuerpo presente en la entrevista. Es decir, si no va a trabajar y no hace su trabajo, no cobra. Si se enferma y no atiende, no cobra.

En estos dos casos, hay una relación directa entre tiempo y dinero y un tope de dinero que puede ganarse. Primero, cuanto más horas se trabajen, más dinero puede hacerse. Segundo, el salario y los honorarios tienen límites, un “techo” hasta donde se puede pedir de remuneración o se puede cobrar por consulta. Son pocos puestos de trabajos y pocos profesionales los que pueden exigir por encima de ese límite. Veamos los otros dos

Imagen tomada de yocreomifuturo.com

3) Dueño de empresa: Este es el lugar propio del emprendedor, que durante un tiempo estará en el punto 2 y luego estará aquí. Que, quizás, empieza haciendo un trabajo técnico y luego, al crecer el emprendimiento, termina haciendo trabajo de gestión y control y menos trabajo técnico que hacía al comienzo. En este lugar, ya no se percibe dinero solamente por trabajar, si no que se empiezan a percibir utilidades propias del emprendimiento. Sobre este punto, conversaremos en otro post. Aquí, el emprendedor contrata personal y comienza a dejar de tener un salario para empezar a percibir utilidades. Si el negocio va bien, entonces vive holgadamente. Si las cosas van mal, entonces se ajusta el cinturón.

4) Inversionista: aquí el inversionista coloca dinero en algún activo (bonos, empresas, fideicomiso, etc.) y percibe utilidades si sus activos crecen o pierde dinero si sus activos se desvalorizan. El capital, el dinero, es el más cobarde de todos los actores del sistema y lo veremos en otro post.

Esta taxonomía la tomé de “El Cuadrante del flujo del dinero”, de  Robert Kiyosaki, célebre por su best-seller “Padre Rico, Padre Pobre” y lo expuesto aquí es aproximadamente un resumen.

Hago este resumen porque una de las razones por las que no prospera un emprendimiento está en que el emprendedor no se desprende del autoempleado. Pensar en “empresa” implica pensar en una gestión más compleja que excede a ser un trabajador freelance de lujo. Los emprendimientos que devienen en empresas deben considerar una infraestructura más compleja en relación a costos operativos, dificultades propias de emprender, utilidades, amortizaciones, costos de financiamiento, costos de empleados, gastos de mantenimiento y una larga lista de etcéteras que el emprendedor-desde-su-casa o el trabajador freelance no están considerando.

Si el emprendedor tiene como objetivo desarrollar una empresa, entonces deberá ajustar parámetros y revisar la infraestructura para que sea sostenible en el tiempo y los costos de infraestructura y mantenimiento no deboren los márgenes de utilidad que tenían proyectados.

Suscribite al Newsletter

Contenido periódico y sin cargo para emprendedores y empresas

Al suscribirte, recibirás sin cargo un documento para armar tu propio proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: